Normalidad institucional

Abel Ortiz

No es tan difícil, a pesar de que se empeñen los expertos en psicomagia informativa, explicar de dónde viene el esperpento Borbónico actual, cuáles son sus parámetros fundacionales, su, por llamarle algo, lógica genética, el intríngulis de tanto besamanos y genuflexión. Lo contaba un eximio cronista de la corte en una conferencia sobre el contubernio de Múnich, cuando entonces. Recién terminada la guerra, cerillita, el general de la voz de pito, entra en Madrid. Es recibido con un Tedeum solemne, profusión de brazos incorruptos y cristos de Lepanto, en la iglesia de Santa Bárbara, por el cardenal correspondiente que recibe, de manos del comandantín, ya generalisísimo, la espada de la cruzada.

En la correspondiente homilía el buen señor informa del trasfondo teológico-filosófico a partir del cual nace la legitimidad del régimen actual, pronunciando una frase (que suscribirían Ana Botella y su consorte, Esperanza Aguirre o el gran Rouco Varela) ante la estupefacción de la concurrencia: La espada de Franco ha terminado para siempre con el pensamiento de Kant…

Al día siguiente, en el Banco de España, uno de los pocos edificios que la aviación alemana no había bombardeado, y tras el desfile militar de rigor, Paquito pronuncia un discurso. Está presente el gran visir, el general Gambara, los barandas de la Legión Cóndor y otros escogidos coleguitas, la mayoría uniformados. Paca la culona, según Queipo de Llano, Franquito para los amigos, hace un repaso de todos los tópicos sobre el valor legionario, el honor militar y la raza hispana. Tras un breve silencio, que relatan los periódicos de la época, se tensa y dice: Os convoco a una misión aún más importante, más necesaria… ¡Tenemos que acabar con el espíritu de la enciclopedia ¡

Digo yo que si pasamos a Kant, autor de Crítica de la razón pura y Crítica de la razón práctica, por el garrote vil y colgamos de las farolas de la gran vía a Diderot, D’Alembert y Voltaire, con el correspondiente permiso de Cristina Cifuentes, tampoco es tan raro que Maruhenda dirija un periódico de nombre antifranquista, Cosidó sea director general de la policía o el espíritu santo esté a cargo del ministerio del interior.

Se entiende, con la Ilustración fusilada al amanecer y sin acudir al callejón del gato, que en la Plaza de Oriente, en el balcón de palacio, aparezca un Borbón en tiempos de Internet, el genoma o la física cuántica, después de un paseo en Rolls Royce por la gran vía, viniendo de un congreso de majaras. Lo normal. Por eso había doscientos francotiradores apostados en los tejados como TJ, el de los SWAT. Intentaban identificar a gente que pensara impunemente por las calles de Madrid.

Un librepensador es un peligro público como muy bien sabe la patronal. Por eso regalaban carteles a los comerciantes y banderitas como las de los cochitos chocones. Y cuando estos regalan algo, aunque sea una mierda rojigualda plastificada, por algo será. La prensa, radio y televisión han sido unánimes: Para mantener la paz y la estabilidad institucional es preciso acabar con el pensamiento de Kant, el espíritu de la enciclopedia y alejar de nosotros, definitivamente, la funesta manía de pensar…..

Un comentario sobre “Normalidad institucional

  • el 5 julio 2014 a las 16:55
    Permalink

    Y si la “democracia” de CORTIJO-BANAÑA Y SU SISTEMA CAPITALISTA-TERRORISTA-USURPADOR-GENOCIDA detecta a librepensadores por las calles los podrá tener retenidos hasta seis horas; no estarán detenidos ni acusados de nada ni tendrán derecho a abogado ni tampoco habrá que informarles de porqué han de quedarse quietecitos mirando a la pared durante hasta seis horas, etc., etc.

    En fin, todo muy al estilo de la “democracia” ya descrita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies