Bárcenas eclipsa los recortes y la crisis

Antonio Pérez Collado
Artículo de opinión del Secretario de Acción Social de CGT-PV publicado en Levante-EMV

Qué duda cabe que la corrupción es uno de los principales problemas que preocupan a la sociedad española. Desayunarse cada mañana con nuevos datos, que confirman lo que la vox populi llevaba años señalando, es algo que no puede dejar de indignar al ciudadano corriente; ese que trabaja cuando hay trabajo, que ve como su sueldo o pensión no le llega hasta fin de mes, que paga los pesados impuestos que le imponen unos políticos que nos están saqueando a todos y al que, encima, se le recortan el conjunto de servicios y prestaciones del sistema público creado y financiado con sus aportaciones.

Es normal, por tanto, que las noticias sobre corrupción desaten las reacciones más viscerales contra la casta que nos gobierna. Lo que ya no es tan normal es que la abundancia de información respecto a los Bárcenas de turno solape las noticias sobre el resto de la actualidad. La financiación irregular de los grandes partidos no debería ser óbice para que sigan abiertos los debates sobre el paro, los recortes, las privatizaciones o la grave crisis del propio sistema capitalista.

Pensar que todo es una campaña programada por los cerebros que nos dirigen, sería suponerles una inteligencia superior a la que han demostrado poseer a lo largo de sus carreras. Pero lo que no parece tan descabellado especular es que, una vez ha saltado la liebre de cualquier escándalo, las distintas familias del poder económico (que es el que manda) elaboren sus estrategias para sacar el máximo provecho de la nueva coyuntura.

Resulta altamente sospechoso que sean periódicos conservadores y políticos del mismo partido de Rajoy los que estén poniendo más leña en el fuego que consumirá el menguado apoyo social que le queda tras los salvajes recortes al todavía presidente. Tampoco parece inocente que el resto de partidos se sume a la ola de denuncias como una forma de desviar la atención de los casos de corrupción que afectan a sus propias huestes. Diríase que para el verdadero poder Rajoy ya ha prestado los servicios encomendados, se ha quemado en el empeño y debe ceder el lugar a otro mago que nos ilusione.

Que Rubalcaba rompa sus relaciones con el PP, cuando hace poco rubricó un pacto con el mismísimo Rajoy para llevar una política común ante la UE, no es más que otra evidencia de lo mucho que se improvisa y lo poco que se reflexiona en la política española. Las preclaras mentes del PSOE sin duda ya habían leído todo lo que la prensa ha venido publicando sobre el caso Bárcenas.

Oportunista, por tanto, resulta que militantes de partidos de la izquierda moderada aparezcan como impulsores de plataformas cívicas que lanzan movilizaciones ciudadanas para exigir un cambio de gobierno, cuando saben que la crisis política es mucho más profunda, y el desprestigio por la corrupción acumulada (casos Filesa, GAL, Roldán, Gürtel, Nóos, ERE, etc.) afecta a políticos de todos los colores (o tonos, porque la política española cada día es más monocromática).

Antonio Pérez Collado
Secretario de Acción Social de CGT-PV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies