Intifalla: Porque otra Valencia, es posible y necesaria

CGT València

Las fallas como modelo casposo y regionalista burgués del blaverismo, están en el entredicho, desde las primeras mascletas en la Plz del Ayuntamiento de valencia, se vienen concentrando ciudadanos que yo no aplauden a los representantes políticos, ahora se les grita contra la corrupción y los recortes sociales que afectan a la sanidad y a la educación en la ciudad del turia.

Este modelo espontáneo pero reivindicativo bautizado como #Intifalla, esta poniendo en jaque a un modelo de cultura y política fallera, mas próximo al franquismo, lejos ya y olvidados de lo que realmente en la historia fueron las fallas, antes de que el franquismo y por supuesto la iglesia lo manipularan a su antojo.

Pero no todo esta bajo control, queridos amiguitos, en el distrito de Extramurs de Valencia hay una falla que se siente como una isla en medio de un océano. Nació hace mas de 100 años como cualquier otra comisión que ocupa su tiempo dedicando versos folclóricos a sus reinas y agasajando con flores a la Virgen de los Desamparados. Hasta que, llegada la transición democrática, un grupo de jóvenes se adueñó del timón de la nave y decidió que todo eso tenía que cambiar. Que la falla Arrancapins sería distinta. Y vaya si lo consiguieron.

Desde que Arrancapins emprendió esta revolución interna, sus miembros nunca han participado en la ofrenda. Los cargos de fallera mayor y fallera mayor infantil se suprimieron en 1991 porque a los responsables de la comisión les parecían machistas.

El sello alternativo de Arrancapins también se plasma en su monumento. De primeras, porque lo elaboran los propios falleros. Pero también porque satiriza al poder con menos miramientos que el resto.

La apuesta de esta y otras fallas por una filosofía progresista, laica y no sexista, que huye de la caspa y del conservadurismo, y que rompe las barreras de lo convencional, no es tan reciente, en plena republica, 1937 diversos artistas falleros, intelectuales, alumnos y profesores de Bellas Artes, junto con el famoso Josep Renau., en colaboración con los sindicatos CNT/UGT, impulsaron desde la base un modelo de fallas bien distinto, donde se ensalzaba la cultura del pueblo y las consignas antifascistas del periodo revolucionario. Y con un alcalde libertario a la cabeza (1937-1939) Domingo Torres.

La CNT alegó en defensa de su colocación que eran un buen aparato propagandístico para expresar las ideas de la revolución, porque hablaban en el mismo lenguaje del pueblo.

Concluida la guerra civil, y con la victoria del fascismo, el poder franquista y la iglesia l las hizo suyas y controló, prácticamente hasta nuestros días.

Ahora movimientos como #Intifalla o Arrancapins entre muchos otros, despuntan con aires renovados contra una cultura mediocre, que utiliza la fiestas falleras como una prolongación del status quo político valenciano, y donde solo buscan el beneficio económico del turismo.

En opinión del sociólogo Gil-Manuel Hernàndez, autor del estudio Falles i franquisme a València, todas estas comisiones canalizan el rechazo a los aspectos “más casposos y rancios” de la fiesta, “una estructura ideológica heredada del franquismo que cuesta mucho de cambiar”. No todas las fallas se ajustan a este patrón, “y algunas, sobre todo en el barrio del Carmen, apuestan por una estética diferente y contratan a artistas más comprometidos, aunque mantengan unan estructura de falla convencional”. Pero la mayoría, sigue anclada a postulados conservadores. Pero muchos ciudadanos están a favor del cambio, y casos como el de Arrancapins o #Intifalla son necesarios para demostrar que hay otra manera de entender las Fallas.

Para la memoria olvidada quedan las imágenes en blanco y negro de los años treinta con falleros y falleras saludando con el puño en alto al mundo entero, mientras los campos de naranjos estaban colectivizados por los trabajadores, lejos del caciquismo valenciano.

Sec. Comunicación CGT-Valencia.
Miguel A. Morcillo

Fuentes:

-Hemeroteca El País
-Hemeroteca Levante-MCV
-Arrancapins: info@fallaarrancapins.org, www.fallaarrancapins.org
-Falles i franquisme a València, Hernández Martí, Gil-Manuel. Editorial Afers.
Fecha: 1996, Publicación Catarroja
-Foto: 1937 Falleras puño en alto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies