365 días de municipalismo: el ocaso de una ilusión

Rafael Cid

Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

Cuando allá por el año 2014 surgió a la política institucional Podemos contó con el beneficio de la duda de hasta qué punto podía ser fiel al espíritu del 15-M, las mareas, las plataformas y otras expresiones del activismo social independiente. El halo de ese capital social fue lo que contribuyó a que el nuevo partido diera la campanada en las elecciones europeas a costa de una Izquierda Unida que vería frenada en seco la tendencia ascendente que todas las encuestas pronosticaban como organización de referencia de la izquierda.

A partir de ahí vendrían los cálculos políticos que aconsejarían a su cúpula directiva despreciar el ámbito de lo local por valorar negativamente las limitadas competencias operativas del municipalismo, a fin de reservarse para las generales, y optar por la participación en candidaturas ciudadanas con otras fuerzas con arraigo en algunas de las urbes más emblemáticas del mapa autonómico. Esas confluencias fueron especialmente significativas en los casos de Madrid, Barcelona, Santiago de Compostela, A Coruña, Zaragoza y Cádiz, entre otras ciudades.

Sigue leyendo

De misoginias y misoandrias

La Veranda de Rafa Rius

imgres-4 (2)De un tiempo a esta parte, a la ilimitada estupidez de la misoginia se ha venido a sumar la práctica social, progresiva y muy políticamente correcta de la misoandria, useasé: la descalificación y culpabilización genérica de cualquier individuo del sexo masculino por el mero hecho de pertenecer a él.

Un ejemplo entre muchos bastaría para ilustrar lo dicho: cada vez que conocemos un caso de malos tratos a una mujer – y lamentablemente , y a pesar de las leyes, son cada vez más frecuentes y graves- , hay numerosos sectores del orden establecido para los que resulta inevitable generalizar. Tal parece que todos los del sexo colgante hayamos participado en la vejación: en un momento dado, todos somos sospechosos y directamente catalogados como maltratadores en potencia, ignorando con toda intención que habría que perseguir al maltratador por el hecho de serlo no por formar parte del sexo masculino. “- ¡Es que los hombres… ya se sabe…!” Y en ese saco entramos todos. Para qué andarse con matices y sutilezas.

Sigue leyendo

Charanga y pandereta

Rafael Cid

Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

“El alcalde socialista de Tordesillas recurrirá
la medida de indultar al Toro de la Vega”
(De la prensa)

El nuevo ciclo político en puertas tras el bloqueo político del 20-D cada vez se parece más al que inauguró el rey felón Fernando VII. Cuando al regresar de unas vacaciones pagadas por Napoleón, mientras sus tropas saqueaban el país, dijo aquello de “vayamos juntos y yo el primero por la senda de la Constitución”. Mientras una parte del pueblo madrileño lo trasportó a hombros hasta palacio para luego restaurar el absolutismo y perseguir a los liberales de las Cortes de Cádiz que habían mantenido el tipo luchando contra los ocupantes.

Esa estirpe reinstauracionista en la política y en la moral parece que se ha vuelto a instalar en la España de inicios del siglo XXI, después de haber hecho su entrada triunfal a finales del XX con la Primera Transición neofranquista. Entonces el monarca también venía de la obscenidad ética, una vez aceptada su designación por Franco como su sucesor a título de Rey, Jefe de Estado y Mando Supremo de las Fuerzas Armadas. Circunloquio añadió al hecho de que el secretario general del Movimiento, el partido único de la dictadura, asumiera vía electoral la presidencia del primer gobierno de aquella democracia legada. “El puedo prometer y prometo”, esgrimido por Adolfo Suarez como marca de la casa, haría historia.

Sigue leyendo

Y Durruti…

franjademieres

Desde la franja de Mieres

De las sombras, de las cunetas, no sale nada. Los ejecutivos gachupines, cinco siglos después, adoban cemento músical al post-apocalipsis mejicano mientras los ejecutores pasan de perfil entre comercial y canción machacona, machacada, machacante. Jingles de felicidad, merengue de camuflaje, volquetes de nata y fresa. Los cuarenta principales. Prisa y televisa al cincuenta por ciento.

En Ayotzinapa eran 43. En Ciudad Juarez no llevan la cuenta; La dictadura perfecta. Tirano Banderas vuelve a la tierra de fuego, bajo palio, entre los gringos y los frutos de la aznaridad; Por el imperio hacia God.

Acabar con la cultura mejicana. Llevar a los márgenes cualquier diferencia, sepultar el cultivo crítico de su identidad; Instalar la blanquitud. No va a ser fácil.

Sigue leyendo

Vuelve el coco de las pensiones a beneficio de la banca

Rafael Cid

Rafael Cid

“El cerebro es nuestro, pero el sistema operativo
pertenece a una multinacional”
(El Roto)

El Vaivén de Rafael Cid

El periódico global propiedad de los fondos de inversión y la dirección del PSOE han emprendido una cruzada para asaltar el 26-J sembrando dudas sobre la viabilidad de las pensiones. Un ataque al sistema de reparto de la protección social que implica poner de nuevo sobre el tapete el multimillonario negocio de los planes de pensiones privados de la banca. El viejo truco de la profecía autocumplida. Los mismos conspiradores que plantean el problema sugieren la solución. Y lo esgrimen, quienes, junto con el PP, ejecutaron la brutal reforma laboral que ha precarizado el empleo originando la consiguiente caída de las cotizaciones. Pura violencia estructural.

Que la situación económica que espera tras el 26-J es de órdago, es algo más que evidente. Una tasa de paro superior al 20% (el 50% entre los jóvenes menores de 25 años); un déficit descontrolado entorno al 5%; una deuda pública galopante que ya sobrepasa al Producto Interior Bruto (PIB) y Bruselas con la escopeta cargada exigiendo recortes de 8.000 millones de euros al ejecutivo entrante, son hechos para temer que todavía queda crisis por delante. El peor escenario para trasladar nuevas cargas al sistema impositivo con la excusa de financiar las pensiones. De ahí que únicamente con políticas sociales de amplia base democrática, capaces de emprender una doble ruptura con el régimen y con sistema, sea posible vislumbrar un futuro digno, equitativo, sostenible y solidario.

Sigue leyendo

El miedo a la tribu

La Veranda de Rafa Rius

imgres-6Últimamente, tal parece que el ámbito de lo político se reduce a hablar de pactos y elecciones, ignorando que la política abarca un espacio social mucho más amplio y complejo. Esto viene a cuento de las declaraciones de la diputada de las CUP Anna Gabriel sobre el cuidado comunal de los hijos, que han puesto en pie de guerra a todos los devotos de la familia tradicional. -¡A qué demonios viene ahora, en pleno período electoral, el ponerse a hablar de la familia y los hijos! ¡Vaya pérdida de tiempo! ¡Y encima relacionando a la sagrada familia con una tribu! ¡Habrase visto tamaño atrevimiento!…

Tal vez sería oportuno considerar que, cuando llegamos a un callejón sin salida a la hora de explicar las numerosas paradojas e incongruencias que nos depara la actualidad, deberíamos buscar algo de luz en otros entornos de lo social. Si conjeturamos que uno de los grandes problemas de fondo que explicaría bastantes de esas paradojas e incongruencias no es otro que la sumisión y la servidumbre voluntaria de tantos y tantas, es muy posible que para dilucidar sus causas haya que remontarse al origen de la cuestión. Y uno de los orígenes -radicales, de raíz- de la actual situación no es otro que la aparición de la familia tal y como la conocemos en nuestros días.

Sigue leyendo

La Iglesia pide el voto para el “entorno” de los terroristas del 11-M italiano (sobre el caso Fiore)

Rafael Cid

Rafael Cid

El Vaivén de Rafa Cid (Publicado en Mayo de 2007)

“El pasado 18 de febrero, en el cierre de campaña sobre la Constitución Europea el ultra italiano Roberto Fiore, presidente del Frente Nacional Europeo, intervenía en un acto público de La Falange en Madrid bajo el eslogan “NO a Turquía en Europa”. Era un mitin de marcado corte xenófobo, orientado contra la presencia étnica en el proyecto común europeo, que tenía como orador destacado al activista más acusado por la justicia italiana -hasta que prescribió la causa- como principal responsable de la matanza de la Estación de Bolonia en 1980. Aquel atentado, atribuido al terrorismo negro, dentro de lo que se denominó estrategia de la tensión para impedir la alianza entre el PCI y la Democracia Cristiana, dejó 85 muertos y más de 200 heridos. Fue una masacre nunca totalmente esclarecida porque Inglaterra se negó a extraditar a Fiore ”por razones de seguridad nacional”, eufemismo con el que se encubría la protección que le brindaría su servicio secreto durante casi dos décadas”

Sigue leyendo

Manifiesto de La Plataforma per la Memòria del País Valencia contra la realización de la cumbre fascista europea en Valencia

Plataforma per la memòria del País Valencià

El próximo sábado día 21 de mayo está prevista en Valencia una cumbre fascista internacional que pretende congregar a unos 200 asistentes, entre ellos la nieta de Benito Mussolini, el líder de Forza Nuova Roberto Fiore –condenado en Italia por pertenecer a grupo armado, relacionado con la matanza de la estación de Bolonia del 2 de agosto de 1980 (85 muertos) y exiliado durante 20 años en Londres hasta que prescribieron en Italia los delitos de los que se le acusaba-, y Pedro Varela, escritor, editor y propietario de la Librería Europa condenado en repetidas ocasiones por difundir ideas genocidas y atentar contra los derechos fundamentales y las libertades públicas (LEVANTE 11, mayo).

En relación con este hecho queremos recordar que en 1992 también Valencia fue la sede de la cumbre de los jóvenes fascistas europeos, con asistencia de ultraderechistas de varios países europeos, presidida por el entonces jefe de Fuerza Nueva, Blas Piñar , reunión que celebró, entre otras cosas, los 500 años de la creación del Santo Oficio –la Inquisición- y los 100 del nacimiento de Franco, “vigía de Occidente gracias al cual podemos reunirnos aquí”, según sus propias palabras de entonces. (El País, 29 marzo 1992)

Ante el anuncio de su próxima reunión incluso la asociación “Espai Italia” formada por italianos residentes en España ha declarado: “Es una vergüenza que vengan aquí a hacer apología del fascismo. En Italia esto es delito”. (LEVANTE 12, mayo)

Sigue leyendo

La destrucción del 15-M

Rafael Cid

Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

Si lo que ayer presencié en Madrid, con ocasión del V aniversario del 15-M, fuera extrapolable a toda España, y me temo que sí, afirmaría que estamos asistiendo a la destrucción de lo que quedaba de aquel movimiento antisistema. Por supuesto, lo que cuento es meramente subjetivo y no pretendo representar a nadie que no sea a mí mismo. Pero lo vivido el domingo me invita a pensar que se está cerrando un ciclo cuando aún había alguna esperanza de afirmar algo nuevo. Esta crónica tiene tres actos.

Primer acto. Asisto en la mañana del domingo a una charla que organiza un grupo de Podemos en la céntrica plaza de Jacinto Benavente. La curiosidad ha podido con más que mí interés real al ver que algunas personas maduras sentadas junto a los jóvenes que llevan la voz cantante portan en sus solapas la clásica escarapela de los indignados: las letras 15M en rojo sobre un fondo de sol amarillo. Mi composición de lugar es que entre los presentes hay gente que se identifica con la cara institucional del movimiento de los indignados.

Sigue leyendo

Muchas primaveras para el 15M

taibo

Carlos Taibo

Nuevo desorden. Carlos Taibo

Es un comentario muy extendido el que valora positivamente lo que ha supuesto, hasta hoy, el 15-M: un renacimiento general de la contestación, el recordatorio de que en nuestras manos está hacer cosas que cambian la vida de las personas, el impulso otorgado, generosamente, a otras iniciativas y, en suma, y al menos años atrás, un designio de movilización permanente.

Conviene, aun así, que agregue algo a todo lo anterior. A los ojos de muchas personas, y con la disensión –ciertamente- de otras, el 15-M se propuso, con éxito bien que limitado, recuperar herramientas que el juego político al uso –el de antes como el de hoy- pretende desterrar. Hablo de la asamblea, de la autogestión, de la acción directa, del rechazo de liderazgos y personalismos, y, en fin, del franco designio de discutirlo todo. El escenario en el que esa propuesta se revela hoy lo determina en buena medida un hecho palpable: si las fuerzas políticas emergentes plantean una discusión a menudo interesante sobre el régimen, infelizmente poco, o nada, nos dicen sobre el sistema. A la categoría del régimen corresponden, para entendernos, el bipartidismo, la corrupción o, incluso, la disputa sobre la república y la monarquía. Lo del sistema remite, en cambio, a todas esas materias de las que no es de buen tono hablar en las tertulias al uso, sea cual sea el pelaje ideológico de las personas (?) intervinientes: el capitalismo, el trabajo asalariado, la mercancía, la alienación, la sociedad patriarcal, las guerras imperiales, la crisis ecológica, el colapso…

Sigue leyendo

Un soldado de Podemos

Rafael Cid

Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

Casi desde el mismo chupinazo que inauguró la Transición, la clase política española ha deparado frases memorables. Acertadas, oportunas o disparatadas, según el caso, pero siempre inconmensurables. Porque quienes las lanzaban pensaban en pasar a la historia. No constituyen ni una antología del disparate ni merecen pasar al libro Ginness de los Records. Pero haberlas haylas

Tenemos el “puedo prometer y prometo”, de Adolfo Suarez tras colgar la camisa azul del Movimiento Nacional. Aquel “distinto y distante”, que pronunció sentencioso el presidente Leopoldo Calvo Sotelo para señalar equidistancia entre el caso de Gibraltar y el conflicto de la islas Malvinas. La dolorosa “mientes Marcelino y tú lo sabes”, esgrimida por el secretario general de UGT al líder de Comisiones Obreras en momentos de competencia por la hegemonía sindical. El vergonzoso “es más lo que nos une que lo que nos separa” del presidente del Congreso José Bono al dictador guineano Teodoro Obiang. El bestiario de la vieja política.

Sigue leyendo

Fidelidad inquebrantable

La Veranda de Rafa Rius

imgres-5Dicen que hay muchas personas que sólo mantienen su fidelidad inquebrantable al equipo de fútbol de sus amores, desde el nacimiento a la muerte, inasequibles al desaliento. Pues bien, en eso que llaman España, desde hace un tiempo considerable, existe al parecer otro elemento de la realidad que suscita también una fe indestructible: se trata del conocido como Partido Popular. Habitan este Estado unos seis millones de júligans del PP que fidelizan su voto más allá de cualquier contingencia; es más, parece ser que cuantos más corruptos le salen a la luz, más mordidas, más comisiones ilegales, más financiación mafiosa… con más fruición y deleite van a votar a su partido del alma.

Cual feligreses de un dios inasequible a la duda, hacen colas interminables frente a los colegios electorales y votan piadosamente cuantas veces son convocados. Con toda probabilidad, ignorarán los principales puntos del programa de su partido y las razones de su adhesión no van más allá de cuatro tópicos que repiten sin cesar como un mantra que les protege de adentrarse en más complicados vericuetos mentales. Si por un infausto azar se nos ocurriera pedirles que argumentaran acerca de sus convicciones para intentar entender algo de sus dogmas de fe, es muy probable que comenzaran a hablar de manera entrecortada, elevaran desaforadamente el tono de voz tildándonos de rojos y ateos o, directamente, nos dejaran con la palabra en la boca.

Sigue leyendo

El megáfono de la agitación y la guerrilla hacker

Rafael Cid

Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

“La paciencia forma parte de la inteligencia”
(Lucio Urtubia)

El pasado sábado 9 de abril mi compañera y yo nos acercamos a la Puerta del Sol para solidarizarnos con los acampados parisinos de la #LaNuitDebout contra las políticas del gobierno Hollande. Acudimos cuatro gatos y nuestro propósito se quedó en simple conato. Nasciturus. Los indignados de ayer están ahora pendientes de los nuevos partidos emergentes, startups institucionalistas que sirven como inhibidores de la relación directa. El intento de montar una asamblea fracaso estrepitosamente porque, además, el megáfono que teníamos era un cacharro y más que facilitar la comunicación invitaba a la estampida. “Qué se le va a hacer”, nos dijimos, “otra vez será”. Resultaba inútil luchar contra los elementos y la desidia de la gente. Nos quedamos con las ganas de hacer una concentración guapa por los cabreados franceses.

Así que dimos media vuelta y nos fuimos a oír a Lucio Urtubia hablar de sus experiencias en una librería colaborativa próxima. Genio y figura, con lleno hasta la bandera, el libertario residente en la capital de la luz fue desgranando sus peripecias como altruista expropiador ácrata. Al terminar el acto nos acercamos a saludarle. “He leído lo tuyo sobre Podemos”, me dijo, al tiempo que recordaba que en el año 2001 había presentado su primer libro en un Ateneo de Valladolid. Quedamos en volver a vernos en París y nos despedimos. Al llegar a casa, hojeo su autobiografía “La revolución desde el tejado” por la parte referida al mayo del 68. Sorpresa, también Lucio se topó entonces con imponderables. Cuando su grupo quiso improvisar un mitin en Clichy vio que el altavoz no funcionaba y, lo que era peor, que el “agitador” que los estudiantes de la Sorbona les habían enviado para enardecer al público era tartaja. Sin embargo, perseveraron: paciencia y a barajar. Más tarde, tras empapelar el barrio con pasquines de la nueva convocatoria y tirar del boca a boca, la cita resultó todo un éxito. La imaginación y el bricolaje al poder.

Sigue leyendo

Los 40 Principales

Rafael Cid

Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

¿Se puede decir una cosa y hacer la contraria con aplauso añadido? Se puede, aunque no se debe por simple higiene mental. ¿Se puede celebrar el periodismo como una de las bellas artes y a la vez amortajar al mensajero de enfrente? Se puede, y la casta política y editorial han hecho de esa farsa su negociado. Incluso cabe proclamarse líder de la comunicación de calidad y asociarse con traficantes de armas y no morir en el intento. Veamos.

Acabamos de vivir una de esas muestras de hipocresía que solo en ocasiones excepcionales nos depara la competición partidista. Porque si ya resulta raro ver a todos los líderes políticos coincidir en denunciar la inmoralidad de los paraísos fiscales, es para nota comprobar cómo, acto seguido, las mismas personas son capaces de compartir mesa y mantel con los bribones que han sido diana de sus críticas. Y eso es lo que acaba de ocurrir con ocasión de la fiesta del 40 Aniversario de El País. A su conjuro se han dado cita los principales tribunos parlamentarios (Sánchez, Sáenz de Santamaría, Rivera, Iglesias y Garzón), junto con Felipe González y Juan Cebrián, dos de las personalidades, amén de miembros la Casa de Borbón allí presentes, tiznadas por la filtración de los “papeles de Panamá”.

Sigue leyendo

Trump empty think tank

La Veranda de Rafa Rius

imgres-2¡Congratulémonos! Elevemos nuestras plegarias al cielo en acción de gracias porque ya tenemos aspirante republicano a la presidencia del Imperio. Donald Trump ha derrotado a todos sus rivales, se ha quedado solo en la carrera a la designación de su partido y en noviembre le disputará la Casa Blanca a Hillary Clinton. ¡Celebrémoslo como merece! Las lenguas pérfidas, que siempre las hay, alegan que su cerebro suena a hueco, huérfano de todo pensamiento racional y razonable, que su depósito de pensar está vacío y que por su cabeza de indescriptible peinado, sólo transitan absurdos y peligrosos disparates. Bueno sería no emitir juicios apresurados aunque solo fuera porque existe la probabilidad de que semejante personaje, dentro de unos meses esté al mando del ejército más poderoso del mundo, con capacidad para destruir hasta diez veces el planeta. Un malvado estúpido -o que juega a parecerlo- tiene mucho más peligro que un malvado inteligente.

Por otra parte, nuestro amigo Donald (el pato no, el otro) tiene la ventaja de no contar con el lastre de ninguna compleja ideología. Por no tener no tiene ni siquiera argumentos; le basta con un puñado de sencillos eslogans: para convencer a sus potenciales votantes no necesita más. Un ramillete de frases escandalosas pertinentemente colocadas en los momentos y lugares adecuados han sido suficientes. A falta de explicaciones de mayor enjundia, he aquí algunas de las verborragias más reveladoras:

Sigue leyendo

Salvar al soldado Méndez

 

La voz de alarma la dieron hace unos meses los medios más perspicaces: los dos sindicatos mimados por el Poder (incluyendo al llamado cuarto poder) no sólo pierden a chorro la credibilidad entre la clase a la que dicen representar, sino que también sufren un fuerte descenso de representantes y afiliados. La reacción de todo el sistema neoliberal no tardó en ponerse en marcha; los columnistas más centrados publicaron sesudos análisis para demostrar la necesidad del sindicalismo de concertación,  al tiempo que la propia patronal reconocía en sus apariciones públicas el gran papel que UGT y CCOO han jugado en la consolidación de esta democracia que disfrutamos (ellos más que nosotros, claro) y en el exitoso pacto social –reeditado sucesivamente desde los lejanos pactos de la Moncloa al vigente acuerdo para la negociación colectiva- que ha hecho posible la mundialmente envidiada Transición.

Inspirándose en la famosa película de  Steven Spielberg “Salvar al soldado Ryan” y siguiendo con su sagrada misión de formar -más que de informar- a la opinión pública, desde las direcciones de los medios afines al IBEX35 se ordenó el rodaje de “Salvar al soldado Méndez”, una costosa superproducción con la que levantar la menguante parroquia de los aparatos sindicales en que estos dos galardonados protagonistas alcanzaron la cumbre de la interpretación. Si la cartelera no exigiese títulos cortos y pegadizos habría resultado más justo y explícito añadir también “y lavar la imagen del excombatiente Fidalgo”, un agente ejemplar que víctima de una versión dura del síndrome de Estocolmo no sólo acabó identificándose con los ideales del enemigo, sino que se cambió completamente de bando.

A partir del estreno de esta tópica comedia no han faltado columnas ni reportajes, tanto en medios progres como carcas, donde se ensalce el talante conciliador y moderador de sus  amados agentes sociales.

Sigue leyendo

Del gobierno a la valenciana a la mascletá

Rafael Cid

Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

“Comprendo que vayan a repetir las elecciones,
lo asombroso es que vayan a repetir los candidatos”
(El Roto)

El “pero de qué van” arrojado por Mónica Oltra a un Pedro Sánchez atrincherado en el sostenella y no enmendalla, tiene los días contados. Con los primeros compases de la campaña del 26-J ya se empieza a vislumbrar por dónde van los tiros. Y desde luego, no es un capricho del destino, por utilizar la cursi expresión de Pablo Iglesias un día de subidón. Van de impedir a toda costa que el bipartidismo acabe sus días de mala manera, intentando que la única alternativa sea dar a la tecla del “reiniciar”, el caso es aún no saben cómo: si vía gobierno a la valenciana o con mascletá

Tras la peripecia pitagórica Sánchez y sus incondicionales, pretendiendo con solo 130 votos (los del PSOE y Ciudadanos) abarcar 169 (afanando los de Podemos y las Confluencias) llega la hora de la verdad. Y el climax en esta segunda vuelta del partido se decide en el campo del contrario. Mientras duró el encanto, cuando el trágala era “un gobierno de cambio” para “echar a la derecha del poder”, hubo ilusión, confusión y superstición. Pero al encarar el desempate aparece el revés de la trama.

Sigue leyendo

Con flores a María

La Veranda de Rafa Rius

imgres-6Un marzo ventoso y un abril muy poco lluvioso, sacan a pasear un mayo florido y hermoso. La primavera revienta de azahares y campañas preelectorales. El invierno nos deja y el Día de la Marmota Electoral instala entre nosotros un bucle de déjà vus incesantes que nos roban la poca perplejidad que nos quedaba en reserva.

Entretanto, los grandes gurús de la manipulación informativa, se obstinan en convencernos de la existencia de una actualidad exuberante, repleta de noticias novedosas e ilusionantes. Nos racionan la información en píldoras cotidianas para que no se nos indigeste y de paso rentabilizar el negocio adecuadamente: “-Hoy la cosa no da “pá ná má”, mañana habrá más famoseo en los papeles de Panamá”, “-Noticia de última hora: hemos descubierto que hace diez años… hace diez años que lo sabíamos pero no interesaba contarlo. ahora sí.” Etc, etc.

Sigue leyendo

Presentación del libro “Anarquismo y política” de Stefano d’Errico sobre Camillo Berneri

Emili Cortavitarte

1.-Biografía de Camillo Berneri:

Camillo Berneri Croce nace en Lodi el 20 de mayo de 1897. Siguiendo los cambios de cátedra de su madre, profesora, se radicó al final en Reggio Emilia. Aquí se acerca, cuando tan sólo tenía quince años, al socialismo humanitario de Camillo Prampolini.

Se pasa al anarquismo en 1916. Participa enseguida en los momentos iniciales del Movimiento, desde el Congreso de fundación de la Unión Anarquista Italiana (Ancona, 1919) a la creación de su órgano más importante, el diario Umanità Nova (1920), para el cual empieza a escribir desde el principio. Se compromete desde el primer número con Enrico Malatesta Luigi Fabbri, Carlo Molaschi y Carlo Frigerio en la principal revista teórica libertaria, Pensiero e Volontà; mantendrá relaciones permanentes con las redacciones de L’Avvenire anarchico de Pisa y de Il Libertario de La Spezia y de Il Grido della rivolta de Florencia.

Sigue leyendo

PSOE: tic-tac; tic-tac

Rafael Cid

Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

“Lean la Biblia, necesitamos más ateos”
(Pintada callejera)

A menudo los listos oficiales se comportan como auténticos papanatas. Mientras están en la pomada y los medios que les cortejan jalean sus ocurrencias, parecen superdotados en el país de los enanos. Pero cuando vienen mal dadas y se apagan las candilejas, ¡imbécil el último! Este es el viacrucis abierto ante el PSOE después de culminar en monumental chasco el mantra del “gobierno del cambio”. Una operación cosmética, rayana en la ciencia-ficción, que ha sido coreada como una genialidad por parte del séquito adicto y las terminales mediáticas implicadas. Es lo que tienen todos las Iglesias y los Ejércitos. Que cuando el jefe manda “por ahí”, hablando ex cátedra, todos aprietan el paso impasible el ademán aunque al fondo solo esté el abismo. La doctrina ahoga la vida porque exige desprenderse del espíritu crítico. Cosas de la obediencia debida.

Lo que ha ocurrido en la filas del partido socialista en estos casi cuatro meses de conversaciones a piñón fijo para “echar al PP del poder” pertenece a la antología del disparate. Sobre todo en una formación política de su experiencia, con más de 22 años en el gobierno y una auténtica de fieles todas las categorías: desde las finanzas a la academia; desde los medios de comunicación a las empresas del Ibex. Todos, y en primer tiempo de saludo sus máximos dirigentes, han hecho un ejercicio de estulticia corporativa como pocas veces se ha visto. Y ahora, no saben, no contestan, en la mejor tradición del oscurantismo pío. Abducidos por sus propias fantasías, como escolares pillados copiando en el examen. Celtiberia show.

Sigue leyendo

Capitanes de Abril, leyendas de Mayo

Rafael Cid

Rafael Cid

El Vaivén de Rafael Cid

Los de mi generación somos hijos de dos efemérides que van escalonadas en el calendario. El 25 de Abril portugués del 74 y el Mayo francés del 68. Esos dos acontecimientos nos marcaron política, moral y afectivamente. Aunque en mi caso particular caló más hondo “la revolución de los claveles”. Quizás porque a París llegué cuando ya solo quedaban las ascuas de aquella comuna antiautoritaria que anticipo nuestro 15-M. Y posiblemente también porque en aquellos precisos momentos la apuesta de los universitarios madrileños con el recital de Raimon en el campus de la Complutense, en esas mismas fechas, era una cita ineludible.

Los recuerdos de la siniestra PIDE, la político-social de Oliveira Salazar. El secuestro en alta mar en 1961 del trasatlántico Santa María por el capitán Henrique Galvao y los miembros del Directorio Revolucionario Ibérico de Liberación (DRIL) para denunciar la situación de los presos en las cárceles portuguesas. Y el asesinato en 1965 en Villanueva del Fresno del dirigente de la oposición Humberto Delgado por sicarios de ambas dictaduras, hicieron que el 25 de Abril se viera como la premonición de la ruptura que podía acabar con el régimen franquista. Por eso, tras el triunfo de la “revolución de los claveles”, Perpignan dejó de ser el punto de fuga de muchos españoles deseosos de zafarse de la censura en favor de Lisboa. Aunque en este caso no se cruzaba la raya solo por el placer de la cartelera prohibida en España. Era la excusa para conspirar y hacernos la ilusión de que el fin de Franco estaba al alcance de la mano.

Sigue leyendo

Kaspar Hauser en Panamá

La Veranda de Rafa Rius

images-2Las disquisiciones acerca de la verdad y la mentira son tan viejas como el lenguaje. Desde que las personas comenzaron a hablar y por tanto a comunicarse, descubrieron la posibilidad de mentir. Cuando Herzog sitúa en su película a Kaspar Hauser ante unos supuestos sabios que lo evalúan, estos lo interrogan acerca de la doble negación proponiéndole un juego de lógica: “En un camino te encuentras con una encrucijada que lo bifurca. Una de las trayectorias te lleva a una ciudad en la que todos sus habitantes mienten. La otra a una ciudad en la que todos dicen verdad. Un caminante se acerca. ¿Cómo, con una sola pregunta, discernirías de que ciudad procede?” Ante la perplejidad de Kaspar, proceden a explicarle los vericuetos lógicos de la doble negación. Muy lejos de tan rebuscado proceso racional, Hauser propone otra solución: “Yo le preguntaría si es una rana verde. Si dice que sí, es que miente”. En ocasiones, la sencillez e incluso la ingenuidad más candorosa, resulta un arma mucho más poderosa y adecuada para analizar la realidad que los más inextricables razonamientos.

A todo esto andaba yo dándole vueltas a propósito de los ya tan sobados y explotados por unos y otros, Papeles de Panamá. Dejando a un lado las múltiples y denodadas hipocresías de los implicados y ese extraño sentido del patriotismo del que hacen gala, una cuestión subyace como subtexto o telón de fondo de toda la movida panameña: la vieja disyuntiva de la verdad y la mentira. El coro de plañideras es unánime y recurrente: “Yo no sabía nada… no me acuerdo… jamás he sido titular… esa no es mi firma… no me consta…” ¿Cómo dilucidar si hay algo de verdad entre tal hojarasca de mentiras? ¿Habrá que preguntarles si son ranas verdes?

Sigue leyendo