Nuestro trabajo ha sido en lo fundamental retomar la actitud de Ona Lliure, salvando los matices de concepción que hay entre radio autónoma y una radio libertaria, demostrar que se puede ir a por hechos y arrancar el irrenunciable derecho a la libre expresión. En definitiva, practicar una máxima del Anarquismo con plena vigencia: La propaganda por los hechos.

Una suma imprecisa de personas en momentos diferentes hemos tomado las decisiones que creíamos convenientes para conseguir que todos aquell@s que quisieran decir algo tuviesen unos micrófonos prestos, mientras contábamos a quien quisiera oírnos nuestros sacrilegios reiterados defendiendo nuestra subjetividad, nuestra indeclinable exigencia a la diferencia, nuestra ideología, nuestra manipulación: “Radio Klara ni te aclara ni lo pretende”.

Como cualquier radio libre que en realidad lo sea, sólo dependemos de las personas que confluimos ante el emisor para expresar deseos y repudios, sin más limitaciones que el tiempo previamente acordado.

Fue una quimera colectivizada entre un@s cuant@s la que nos lanzó contra un sistema capitalista, un gobierno de derechas y un contexto social un tanto escéptico con bastantes posibilidades de estrellarnos. Y ahora, veinte años después seguimos, puntuales, disintiendo frente a las adocenadas, gregarias y serviles radios oficiales. Hemos superado cierres, incautaciones, alguna que otra crisis, la infiltración e intento de manipulación de ideologías ajenas al Anarquismo, y miles de errores (eso sí, nuestros). A aquella quimera se le unieron la ilusión y la utopía. Y, claro, no podía ocurrir otra cosa: hemos aumentado en compañer@s y en pretensiones.

Queremos una radio elaborada por personas y grupos en favor del movimiento libertario, con más participación de la audiencia y con más presencia en la calle de sus miembros y simpatizantes.

Exigimos a la Administración, conjuntamente con el resto de radios libres, un espacio específico en el dial de F.M.

Queremos ampliar el discurso, l@s colaborador@s y en consecuencia el tipo de emisión.

Queremos ser nexo de voz de l@s sin voz, reivindicar la locura frente a la cordura.

Queremos potenciar el hedonismo, la conciencia de clase, el escarnio, la subversión de lo lúdico, la duda sistemática, la persona frente al bloque, el Anarquismo, el sacrilegio, la sexualidad... bueno, en realidad es que os amamos...

De tod@s depende que lo sigamos consiguiendo. Nuestro albedrío sigue siendo la libertad. Si nos sintonizas, estás en nuestra onda. Aquí Radio Klara Libre y Libertaria.

En Germinal de la Sierra, Marzo 2002
Klara Orsini

Volver al índice